Adiós a Marco Antonio Páramo Ochoa (1976-2017)

Adiós a Marco Antonio Páramo Ochoa (1976-2017)

309
Compartir

(Querétaro, Querétaro 20 de septiembre de 1976-íd 20 de marzo del 2017)

Hijo de doña Carmelita Ochoa y , entre sus hijos estuvieron: Rocío, José Andrés y Marco. Entregado a su familia, sus padres y sus sobrinos eran su adoración.

Marco, estudió en la Universidad de Guanajuato y en la Universidad Cuauhtémoc de Puebla, la licenciatura en Administración de Empresas Turísticas, misma que concluyó satisfactoriamente y en 1996 le otorgaron la cédula profesional No.: 2314164. Trabajó en Telcel y en el Gobierno del Estado de Querétaro.

Marco disfrutó mucho su tour europeo del 2013, le encantaba viajar y la gastronomía era una de sus debilidades. Era un enamorado de su ciudad: Querétaro. Le gustaban los rempecabezas en tercera dimensión de Star Wars. Marco era abiertamente gay.

Su amigo Oscar Márquez, le dedico estas palabras:

“Me hubiera encantado haberme despedido de ti, me hubiera encantado pedirte perdón y darte las gracias por tu amistad a lo largo de todos estos años, me hubiera encantado decirte que vas a estar en mis pensamientos y oraciones para toda mi vida, me hubiera…

Me tomo la libertad de poder expresar poco del enorme sentimiento de tristeza que me genera la partida de un ser muy querido para mí.

Y principalmente con esto me gustaría hacer una reflexión de lo que somos, de quienes somos y de lo que creemos ser. Sí, creemos que tenemos la vida comprada, en verdad puedo asegurar que muchos de nosotros en verdad nos creemos inmortales, nos convertimos en seres tan duros e insensibles que en el momento que la vida te da un revés tan fuerte como la muerte de un familiar o amigo es cuando entras en un pequeño mundo de autoanálisis y te preguntas si estás haciendo lo correcto y si vas bien con la forma o el tipo de vida que llevas, llámese en el plano que se llame, espiritual, moral, social, cultural, profesional, etc, etc…

Digo que nos creemos inmortales porque llega un punto que desconocemos totalmente la palabra HUMILDAD, que no reconocemos nuestros errores y pensamos que todo lo que hacemos está bien hecho. Ya no somos capaces de perdonar ni de pedir perdón, nos sentimos seres superiores a los demás, nuestro estatus social se basa en cuánto ganas y qué es lo más caro que puedes comprar, ¡y lo más curioso es que se nos olvida que nos vamos como venimos, eh!. Estoy totalmente de acuerdo en que esta vida es para disfrutarla, para gozar de gustos banales y materiales cuando se nos permita y podamos, sin afectar a los demás; pero principalmente esta vida es para vivirla, vivirla al cien, disfrutar, pero las cosas simples, por un nuevo día, disfrutar la lluvia, el sol, el frío, al amigo que vino, al que se fue, a los corazones rotos y a los completos también.

En fin, no sabemos, en verdad créanme, no sabemos cuánto tiempo vamos a estar aquí, ojalá sea mucho tiempo, ojalá nuestra vida sea lo más plena posible, pero como no sabemos lo único que sí podemos hacer es vivirla al 1000% y agradecer todos los días por las cosas que tenemos, por nuestra salud y la de nuestros seres amados, por un día más.

A ti amigo, que te fuiste tan intempestivamente, sólo me queda decirte que te agradezco infinitamente los años que me diste, los buenos y malos momentos, conocí y aprendí mucho de ti, y aun con el distanciamiento en los últimos meses siempre estuviste en mi pensamiento, siempre alegre sin complicaciones, sin pretensiones, simplemente eras tú y así eras muy feliz. Eres un ejemplo para todos nosotros y ojalá, ojalá algún día seamos la mitad de hermosos seres humanos como lo fuiste tú.

Me hubiera encantado verte a los ojos y decirte: tranquilo, vas a estar mejor que todos nosotros.

Me hubiera…

Hasta luego hermano mío.”


Agradezco a mi querido Arturo Herrera

Fotos e información tomados de:

https://www.facebook.com/marco.paramo.31…

http://cedula.buholegal.com/2314164/

https://catalejoweb.wordpress.com/…/03/22/el-amigo-que-se-…/

Comentarios