Breve historia de la Marcha del Orgullo LGBTTTI de la CDMX

Breve historia de la Marcha del Orgullo LGBTTTI de la CDMX

237
Compartir

La edición XXXI de la marcha LGBTI de la capital del país está cada vez más cerca; si bien se ha debatido mucho sobre el significado real de esta manifestación y cuáles son las posturas que debemos asumir como comunidad no deja de ser una fecha importante, en primer lugar por la libertad que tenemos al decidir si marchar como apoyo a la diversidad sexual y de género, sino también de elegir si salimos a las calles a festejar, a reclamar más derechos, a convivir con nuestra diversa comunidad o un poco de todas las anteriores.

En México particularmente desde comenzado el siglo XX hemos sido testigos como país y sociedad de una serie de hechos y personas que han ayudado a escribir nuestra historia; todo a casi diez años después de que la valerosa comunidad Travesti, Transgenero y Transexual inicio las revueltas en el StoneWall Inn en Nueva York, 1969.

Recién iniciada la década de los 70 en la capital mexicana nace el Frente de Liberación Homosexual de México (FLHM) esto tras un injusto despido de un trabajador de la tienda SEARS por su orientación sexual; causando el enojo de algunos intelectuales y el nacimiento de este frente, cuyas principales actividades serian realizadas en el anonimato y de manera casi privada, ocasionando su posterior desaparición y la creación del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR) que en 1978 participa en dos marchas con un contingente abiertamente no heterosexual; la primera de ellas en la marcha en conmemoración de un aniversario más de la revolución cubana y posteriormente en la marcha de protesta por la matanza de Tlatelolco; apareciendo por primera vez la comunidad abiertamente sumado a la ideología revolucionaria y de izquierda de nuestra comunidad.

La primera vez que en televisión abierta mexicana se habló de homosexualidad fue en un programa conducido por Jacobo Zabludovsky acompañado de la activista Nancy Cárdenas, todo esto en 1973.

Nancy Cárdenas

Justo diez años después del StonneWall Inn en la República Mexicana se realiza la primer marcha del orgullo, con apenas unos pocos cientos de manifestantes se unieron varios miles de contingentes de apoyo hacia nosotras y nosotros; participaron contingentes de artistas, como los de la obra de teatro “Y sin embargo se mueven”, de José Antonio Alcaraz; de partidos de izquierda, como el entonces Partido Obrero Socialista (POS), el Partido Comunista Mexicano (PCM) y el Partido Mexicano de las y los Trabajadores (PRT), también estuvieron el Instituto Mexicano de Sexología, La Unión Nacional de Médicos, el Grupo Autónomo de Mujeres Universitarias (GAMU) y el Frente Nacional contra la Represión (FNCR). Y al grito de “detrás de los balcones se esconden maricones, detrás de las persianas se esconden más lesbianas” la marcha partió del Monumento a los Niños Héroes de Chapultepec a un parque cercano al Monumento a la Madre.

Los 80 llegan con un nuevo aire de libertad y nuestro país no se queda atrás, se realiza por vez primera La Semana de la Cultura Gay en el conocido Café de Nadie, evento que con tres ediciones se muda en el 87 al Museo del Chopo, con más actividades, charlas y cultura sumado a la creación dos años antes de las primeras asociaciones de apoyo a personas con VIH. En esta misma década se celebra el primer encuentro de lesbianas en Latinoamérica y el Caribe sin dejar de lado el surgimiento de la Coordinadora Nacional de Lesbianas Feministas.

Max Mejía pasa frente al Hemiciclo a Benito Juárez en la Alameda capitalina durante la 2a Marcha del Orgullo Homosexual en 1980.

Acapulco sería testigo en la última década del siglo XX del Congreso XIII de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas, después de que la alcaldía de Guadalajara en el estado de Jalisco vetase este encuentro en su entidad. A tres años de la llegada del nuevo siglo, en 1997, la capital mexicana sufre un cambio, por primera vez la ciudadanía sale a elegir a su gobernante, Cuauhtémoc Cárdenas ganó el cargo de jefe de gobierno de la capital y junto con él, Patria Jiménez, la primera diputada federal de México abiertamente lesbiana; ambos pertenecientes al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El siglo XX dice adiós y un cierre con broche de oro no se hizo esperar; en 1999 la marcha del orgullo en el entonces D.F. llega al zócalo después de 20 años de tradición, lucha y festejos.

Con el paso de la década y media que llevamos tras la llegada del año 2000 hemos seguido conquistando derechos, hemos sido testigos de numerosos avances en las leyes y en la salud, cada vez más naciones en el mundo reconocen la igualdad de las personas LGBTTTQIAP y los derechos van en aumento; por otro lado igual ha crecido los sectores conservadores de ultraderecha, quienes no planean tirar la toalla tan fácilmente, pero bueno, nuestra comunidad pese algunas diferencias no dará marcha atrás, seguiremos peleando y celebrando muy a nuestro estilo.

Comentarios