Estilo, estigma e historia: Diversidad sexual antes de Stonewall

Estilo, estigma e historia: Diversidad sexual antes de Stonewall

643
Compartir
Tierra de Fuego (Baron Wilhelm von Gloeden) Sicilia, Italia.

En una sociedad sumamente conservadora y heteronormada, una forma de rebelarse para la comunidad sexodiversa fue el uso de atuendos coloridos y excéntricos, los maquillajes y las poses.

La comunidad sexodiversa siempre ha sido catalogada y estereotipada por nuestros coloridos y excéntricos atuendos, maquillajes y poses, los son estigmatizados por muchas personas e incluso dentro de la misma comunidad. Son mal vistos y tachados como atuendos exhibicionistas y provocadores por los sectores más conservadores y reaccionarios de la sociedad.

Desde  1880 el fotógrafo alemán conocido como el Barón Von Gloeden realizó, lo que hasta la fecha se conoce como las primeras fotografías de varones desnudos en actitudes homoeróticas; hombres de todas edades y etnias posaban para Gloeden con un estilo inspirado en los motivos griegos; coronas de laurel, atuendos clásicos que recuerdan a las representaciones de las narraciones homéricas y en marcos naturales como fondo. Más de cien años han pasado de aquellas imágenes que a la fecha siguen siendo retomadas por diferentes corrientes artísticas LGBTTTI.

Barón Von Gloeden.

Los shows de entretenimiento para adultos surgieron por 1920 en Nueva York, los shows de cabaret inundaban los centros nocturnos y con esto una nueva manera de concebir el erotismo y entretenimiento; nuestra comunidad siempre deseosa de expresar su orgullo, a la vez de reclamar derechos, adoptamos estos atuendos coloridos, llenos de plumas de colores y telas suaves, como nuestros. Tal vez como un primer reclamo al grito de que existimos y queremos ser reconocidos como seres humanos.

Llegamos a los años 60, a la economía capitalista se le comienza a agotar un relativo y falso respiro que se permitió tras el fin de la segunda guerra mundial; y en ciudades como Londres y Nueva York nace una oleada de expresiones artísticas; músicos, fotógrafos, diseñadores gráficos, ilustradores, diseñadores de moda y demás creativos que dan una bocanada de aire fresco a la sociedad. No sería para menos, mencionar que la mayoría de estos artistas serían de nuestra comunidad sexodiversa y no sólo eso, tendrían un apetito de cambio voraz que expresaban en sus obras, cada uno a su estilo particular.

Andy Warhol con sus ilustraciones duras y críticas sátiras a la reina Isabel II de Inglaterra inspiraba a toda la población LGBTTTTI que vivía oculta. David Bowie con su apariencia andrógina derrumba mitos de la heteronormatividad e invitaba a expresarnos y vestirnos según nos identificamos sin caer en el estereotipo de los roles de género.

Andy Warhol. (Esquire)

Keith Haring con su graffiti lanzaba de manera cruda y llamativa golpes contra la iglesia, el capitalismo y la homofobia. Un Jean Paul Gaultier cambiaba los cuadrados y misóginos estándares de la moda con sus faldas unisex, sacos para mujeres, blusas y camisas que transparentaba y telas metálicas; todas modeladas por personas abiertamente homosexuales, intersexuales, transgénero, travesti y transexuales de todas las edades.

Keith Haring.

No fue hasta 1969 y tras los disturbios del bar gay Stonewall que por primera vez tomamos las calles en unidad, demostrando que nuestros colores son parte de nuestra identidad, valentía y coraje; salimos a expresarnos tal cual éramos y sin miedo al miedo e ignorancia, habíamos tomado lo que los derechistas y homófobos creían suyo y lo adaptamos a nuestra identidad y cultura propia, creando así algo nuevo que estaba saliendo a la luz no solo en Nueva York sino con el paso de los años siguientes en más y más ciudades alrededor del mundo.

Expresiones y exigencias que hasta el día de hoy peleamos recordando a los clérigos, derechistas y neoliberales que hemos salido a tomar las calles y jamás las dejaremos.

Disturbios de Stonewall.

Comentarios