#ReflexionesConCafe en el día de la Visibilidad Transgénero

#ReflexionesConCafe en el día de la Visibilidad Transgénero

201
Compartir
Vivimos en una época en que podemos hacer un statement y decir con toda seguridad que la ropa no tiene género, podemos vestirnos como queramos y vivir ajenos al binario impuesto por la sociedad y el patriarcado; rechazar una masculinidad que nos intoxica y vivir sin género, o bien parcialmente dentro de alguno o ser fluidos y vivir de acuerdo a como sentimos en el momento expresándonos como masculino o femenino.
.
Suena bonito ¿verdad? Bastante genial diría yo… bueno, por si no captaron el párrafo anterior fue sarcasmo, toda esa palabrería poco tiene que ver con ser trans y es bien más a una tendencia reciente en que los jóvenes aun en busca de identidad y necesidad de pertenencia o simplemente por moda y ser cool – como en su momento lo fueron los emos – se hace llamar género no binario.
.
No me malinterpreten, cada quien puede escoger la vida que quiere y si alguien cree que tener el pelo rosa y usar un choker lo hacen mujer o bien salir al mundo con una pulsera azul que signifique que se es hombre ese día en particular; o inventar “n” géneros y escoger el que mejor represente lo que sienten (aún si se cae en el ridículo) y eso los hace felices, adelante háganlo. Pero eso no es ser trans.
.
Si no sueno muy amable con este grupo es porque ellos conforman gran parte de los activistas en EU y Canadá y han perjudicado la imagen y desinformado al público en general al ser una falsa representación de la población trans, y espero no pase en México.
.
Ahora haré hincapié en la palabra escoger, porque así como los homosexuales no eligen su preferencia sexual, las personas transgénero no escogemos serlo. Ser trans, va a acompañado de un trastorno psicológico, que cada vez se menciona menos: Disforia de Género.
.
Partamos de la idea que existen dos géneros: hombre y mujer (y aclaro, no hablo de roles de género sino de anatomía). Una persona trans no se identifica como trans, sino como su género opuesto: hombre o mujer; es una condición en que se rechaza todo el aspecto biológico (genitales y el resto de las características secundarias), la disforia de género va acompañada de episodios de depresión, ansiedad, puedes dejar de ser un individuo funcional y en algunos casos cometer automutilación.
.
Es algo que se tarda en asimilar, a menudo hay negación, o se trata de compensar exagerando la masculinidad o tratar aliviar síntomas por medio de travestismo (hablaré de hombre a mujer, que es mi caso); pero a final de cuentas el saberse hombre biológico, más allá del rol y la parte de construcción social, quieres ser mujer no jugar a ser mujer o ser algo intermedio de por vida.
.
Buscas modificar tu cuerpo (en la medida que sea posible) por medio de cirugías y terapia hormonal para eventualmente adoptar tu nuevo rol de género.
.
No es tan bonito como los medios a veces quieren pintarlo, pero una vez que lo entiendes y lo adoptas como tu normalidad las cosas mejoran en la mayoría de los casos. Algo que tampoco se menciona mucho es que multiplicas tu riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y daño hepático.
.
No crean que estoy enojada con la vida, no culpo a nadie o al modo en que me educaron, no estoy oprimida, no soy ninguna víctima (tampoco heroína) y pese a estar en Monterrey han sido mínimas las ocasiones en puedo decir que me han de verdad discriminado.
.
Y aunque nunca planeé cambiar de género, creo era algo latente y me tomó tiempo entenderlo, aceptarlo y tomar acción. Y este proceso ha sido un componente de felicidad, pero mi vida no gira sólo en torno a eso; tampoco no resolvió todos mis problemas (y de hecho creo nuevos), solo resolvió uno: la disforia. Quizá no es lo que esperaban leer, pero si leyeron toda la nota gracias y si quieren comentar algo, siéntanse libres de hacerlo. Y también gracias a todos lo que me han acompañado en estos años de transición.

 Por Muse Sasha

Comentarios